Música

Published on mayo 31st, 2016 | by Esencia de Antes

Bonzo Bonham, un loco de la batería

El día de hoy queremos rescatar un texto que recoge una interesante anécdota sobre John Henry “Bonzo” Bonham, uno de los músicos más legendarios del rock and roll. Este artículo apareció originalmente en la revista La Mosca en la pared -te extrañamos-, se trata de un especial dedicado a Led Zeppelin  con la fecha año 1. No. 6. Diciembre de 2003. No cambiamos ni un sólo punto del artículo original.

Bonzo

Imagen tomada de mercadolibre.com.mx

Bonzo Bonham, un loco de la batería

Le entraba a lo Bonzo, es decir, lo suicida. No conocía medida. Todo lo que hacía, sobre todo cuando estaba ebrio era excesivo, exagerado, muchas veces insoportable. Era la encarnación misma del Doctor Jeckyll y Mr. Hyde, aunque la mayoría de las veces era Mr. Hyde. Buen esposo y buen padre de familia, pero al mismo tiempo bebedor empedernido, tosco por vocación y el tipo que hacía las bromas más pesadas del mundo.

John Henry Bonham, uno de los bateristas más poderosos de la historia del rock, nació en Redditch, Birmingham, en Inglaterra, el 31 de mayo de 1948. Su aprendizaje musical fue tan autodidacta como lo es practicar el golpeo rítmico y percusivo en cubetas, botes y cacerolas que confiscaba de la cocina familiar. Pero a los diez años le regalaron su primer tambor y al ver que aquello era más que una simple afición, su padre le compró una batería completa.

Su primera banda fue Terry web and the Spiders, a principios de los sesenta. Luego anduvo de grupo en grupo, lo que le sirvió para aprender los secretos del instrumento e ir adaptando un estilo de vida muy personal de tocarlo. Para 1968, poco antes de que su amigo Robert Plant lo invitara a integrarse a la banda que estaba organizando Jimmy Page, John tenía ofertas de varias agrupaciones, entre ellas la del mismísimo Joe Cocker, pero aceptó integrarse a lo que sería Led Zeppelin, a pesar de la paga que le ofrecían era menor.

Bonzo Bonham

John Bonham. Imagen tomada de www.totaldrumsets.com

El resto de la historia se reduce a doce años, en los cuales vivió a todo lo que podía, sin detenerse ante nada y ante nadie (bueno, ante casi nadie). Se cuenta que en 1969, durante un concierto en Nueva York, en el cual Led Zeppelin alternaba entre otros con Vanilla Fudge, Ten Years After y The Jeff Beck Group, luego de la actuación de su grupo Bonham comenzó a emborracharse y ya con el alcohol hasta el tope se asomó al escenario tras bambalinas.

Alvin Lee, el rapidísimo guitarrista de los Ten Years After, ejecutaba uno de sus vertiginosos solos y el propio Jimmy Page lo contemplaba admirado. Pero el Irrespetuoso Bonzo tomó un envase de jugo de naranja y se colocó a escasa distancia de Lee, amenazandolo con arrojarle el líquido encima. Nervioso, el requintista miró con una mezcla de temor y desprecio al baterista zeppelianiano. Antes de que alguien pudiera evitarlo, John le lanzó el azucarado jugo y le bañó parte del cuerpo y la cara.

Alvin no podía dejar de tocar y trató de seguir, mientras muerto de risa Bonham desaparecía hacia los camerinos. en cuestión de segundos, el amarillento líquido comenzó a secarse y a endurecerse. Los pegosteosos dedos de la mano izquierda de Lee perdieron movilidad y tuvo que terminar tocando con una inusitada lentitud. Al terminar su actuación, se topó con el bromista, pero no se atrevió al golpearlo y sólo espetó un “eres un pendejo”. No terminó ahí la cosa.

Bonzo Bonham

Imagen cortesía de http://jamesfortunephotography.com/

Al poco rato era Jeff Beck quien estaba en el escenario y de pronto vio aparecer al Bonzo. De inmediato lo miró de reojo, para cerciorarse  de que no llevara en las manos otro envase de jugo de naranja. Jeff respiró tranquilo al ver que el otro no iba armado. Craso error. Esta vez John se metió sin más al foro y llegó hasta le baterista de Beck, conminándolo a que lo dejara tocar.

El joven músico no se atrevió a contradecir al borracho y éste se instaló frente a los tambores. Al principio siguió el ritmo del tema que la banda tocaba, pero luego empezó a tocar por su lado. Jeff Beck ordenó a los suyos que se detuvieran y Bonham interpretó uno de sus estruendosos solos que lo hicieron famoso. El público estaba enloquecido, ante el enojo de Beck. Al ver aquello, John terminó el solo, se puso de pie y agradeció la ovación. Acto seguido, comenzó a desnudarse hasta quedar completamente sin ropa.

La posibilidad de que la policía irrumpiera y arrestara lo arrestara se hizo inminente. Pero antes de que eso sucediera, un furioso Peter Grant, el manager de Led Zeppelin, entró al escenario, cargó a Bonzo cargó a Bonzo y se lo llevó rápidamente a un camerino. Ahí le gritó, lo insultó y amenazó con echarlo del grupo si no se vestía antes de que llegaran las autoridades. John Bonham obedeció sin chistar, impresionado ante la autoridad del gigantesco y obeso representante. Jamás volvió a repetir esa clase de bromas.

Por desgracia, su amor por el alcohol proseguiría a lo largo de los años, hasta que una noche del 25 de septiembre de 1980, luego de un ensayo en la casa de Jimmy Page, en Londres, John Bonzo Bonham se retiró a descansar a una de las habitaciones. Llevaba varios vasos de vodka encima (la leyenda cuenta que se había bebido tres docenas). Murió mientras dormía, víctima de una congestión alcohólica, y con el  murió Led Zeppelin.
Bonzo Bonham

Portada: www.bbc.co.uk

Tags: , ,


About the Author

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑