Música

Published on Abril 21st, 2017 | by Luis Fernando Reyes

El pasado y el presente del Black Metal

Dicen que la historia tiende a repetirse y no podría estar más de acuerdo, sin embargo, esa repetición sólo se da de fondo porque en la forma, las cosas son distintas. Si la historia estuviera en un eterno ciclo inamovible e inalterable no habría lugar para la evolución (o involución, según tu perspectiva).

Esto parece una contradicción a primera vista, pero pongamos de ejemplo a la guerra. A lo largo de la humanidad se ha repetido este fenómeno en innumerables ocasiones, inician por distintos factores pero el fin siempre es doblegar al enemigo y quedarse con todas las canicas, pero las guerras de ahora ya no se pelean con arcos, flechas y caballería, hay un paradigma diferente. Sí, sigue siendo guerra pero los medios para vencer y obtener el tesoro son muy distintos.

Portada del álbum Thousand Swords de Graveland Black Metal

Portada del álbum Thousand Swords de Graveland. Imagen vía http://www.metal-archives.com

También es cierto que de alguna manera el pasado no puede ser reproducido, vamos, hoy nadie va a meterse en un guerra armado sólo una espada, (para empezar, ya ni campos de batalla hay, al menos no como los de antes), así que, por cada vez que el eterno circulo de la historia vuelve a girar, éste inicia con un poco menos de “inocencia” (por decirlo de alguna manera) pues existe una experiencia previa que nos ayuda a evitar ciertos “errores” aunque al evitarlos caigamos en otros y así sucesivamente.

Y usted se preguntará, “viejo, ¿qué tiene esto que ver con la música?”

Bueno mi amigo, tiene que ver todo. La música que hoy tan gustosamente consumimos está basada en las melodías de antaño, incluso el molesto y desesperante punchispunchis o el estigmatizado reggaeton. Por eso los “puristas” aseguran que ya no hay nada innovador, sino que todo es una copia de una copia de una copia… por lo anterior, los autollamados “melómanos” (malditos hípsters) dicen que no escuchan producciones actuales y que compran puros vinilos para mantener la fidelidad del sonido.

Lo cierto es que cada quien puede escuchar lo que quiera y como quiera, pero esos argumentos se me hacen risibles, porque en primer lugar hay que tener algo con que comparar, en segundo aunque los sonidos actuales traten de replicar los del pasado, basta escuchar el pop moderno o esa nueva moda que hay por imitar el “sonido de los setentas”, se hacen de manera distinta, el contexto es otro y en general son productos diferentes. No sé si mejores o peores, pero diferentes por lo que son dignos de ser escuchados antes de volver al tocadiscos polvoso.

Y con Dios como mi testigo (el Dios del Fuego, por supuesto) les aseguro que esta discusión entre lo viejo y lo nuevo encuentra su punto álgido entre los que disfrutamos del metal. En todos los subgéneros hay una batalla por demostrar como los setenta y los ochenta son mejores y como la música actual es basura, aunque cabe aclarar que no todos los metaleros discuten por esto, pero si llevas unos años escuchando la música del diablo al menos en una ocasión habrás sido testigo de una luchas sin cuartel, que pueden o no acabar a golpes (o a puñaladas, ¿verdad Varg?).

Su servidor ha visto bastantes y no se deja de sorprender al ver que morritos nacidos a principio de siglo siguen argumentando que la música de los ochentas y noventas era mejor, y si no estás de acuerdo inmediatamente pasas a formar parte del poco prestigioso reino de los “posers” la máxima deshonra entre los metalheads.

Pero bueno, esto ya se alargó mucho y no es a lo que venía, de hecho este post es para recomendar discos de Black Metal de la “vieja” y de la “nueva” escuela, para que usted querido lector de mente abierta, mantenga un balance en su reproductor musical o para que haga una comparación y pueda decir con todos los pelos de la burra en la mano que “no hay nada nuevo” que escuchar.

Antes de empezar tengo que aclarar que voy a tomar como punto de partida la ola noruega, puesto que considero que ahí es donde nace el género como tal. Bathory, Venom, Celtic Frost no vienen en la lista simplemente porque son las principales influencias del Black Metal, sin embargo, NO son Black Metal como tal, y anden, crucifícame, pero si habláramos de influencias tendríamos que mencionar el D-Beat o Abba y no acabaríamos nunca.

Por cierto,tampoco son los únicos ni los mejores discos pero constituyen un punto para comenzar a explorar el género o verlo desde una distinta perspectiva, al final la decisión es de ustedes, nosotros sólo ponemos la opciones para que la próxima vez que gire la rueda tengan mucha más experiencia.

Old Shcool Black Metal

Deathcrush – Mayhem(1987)

 Antes de que el icónico De Mysteriis Dom Sathanas, y que de todos los sangrientos dramas relacionados a la banda salieran a la luz, este EP de 1987 se consolidó como el manifiesto que dejaba claro los orígenes de la banda con un sonido punk pero mucho más agresivo y brutal.

A Blaze in the Northern Sky – Darkthrone (1992)

Al contrario de lo que los nuevos seguidores de la banda piensa, Darkthrone no comenzó tocando Black Metal, de hecho sus primeras grabaciones se pueden considerar Death Metal, pero este disco significó el salto hacía la oscuridad tanto en su sonido crudo como en las letras de las canciones.

Ah Dzam Poop Ek – Xibalba (1994)

Aún sin internet, el naciente movimiento Black Metal dejo rápidamente su nido para instalarse en algunas de las regiones más disímiles del planeta, una de ellas fue México en donde Xibalba grabó este disco mezclando la cosmovisión maya, arreglos con instrumentos prehispánicos y el sonido agresivamente crudo del metal negro. Cuando este disco gira en verdad se puede sentir como se abren las puertas del inframundo a través de los cantos rituales.

Göetia – Mystifier (1993)

Otro gran ejemplo de la internacionalización del Black Metal es el segundo disco de esta banda brasileña, que ideológicamente constituye una mezcla entre el satanismo, las enseñanzas Aleister Crowley y de la macumba mientras que la música es un híbrido (uno de los primeros) entre el Black y el Death Metal, que se caracteriza por su velocidad, ritmo salvaje y vocales bestiales.

March To The Black Holocaust – Vlad Tepes/ Belkètre (1995)

Este split directamente emanado de las filas de Les Légions Noires (el símil francés del Inner Circle noruego) destaca el sonido “sucio” con tintes punky lleno de odio que a la larga influenciaría a una de las escenas más interesantes de la actualidad. Este disco a pesar de ser poco conocido es la esencia pura del Black Metal.

Storm Of TheLight’s Bane –Dissection (1995)

Por muchos (nuestro misterioso editor incluido) es considerado como uno de los mejores discos de metal de la historia, debido a la mezcla perfecta entre el sonido y la ideología que en conjunto emanan una oscuridad palpitante. Este más que un conjunto de canciones es una experiencia que conduce al corazón de las tinieblas sin importar las veces que lo escuches.

La nueva ola del Black Metal

Si Monumentum Requires, Circumspice – Deathspell Omega (2004)

Casi 10 años después del boom noruego, estos franceses llegaron a demostrar que la bestia tiene muchas cabezas y que lejos de estar acabada, se estaba reinventando con un sonido más refinado, más blasfemo y potente con el que se crean atmósferas abrazadoras, mismo que ahora es considerado como denominación de origen de la escena francesa (legado directamente de Les Légions Noires).

Exaltation of Wisdom – Hetroertzen (2010)

Este es un ejemplo de como la llama del Black Metal se adapta para mantenerse viva, este disco no se trata solamente de gritos abismales, música tétrica y una fabulosa mezcla de sonido, va más allá, tiene un aura realmente solamente y oscura que se acentúa con el mismísimo que la banda le pone a sus líricas.

Sacred White Noise – Thantifaxath (2014)

Este disco se puede enmarcar dentro de la corriente del Depressive Black Metal, pero no estamos hablando del desencanto con la vida material, sino que la banda lo aborda desde el vacío existencial con un sonido caótico y opresivo, que va creciendo conforme avanzan los tracks sumergiendo al que lo escucha en algo parecido a un estado de trance.

Exercises in Futility – Mgła (2015)

Negatividad y nihilismo sónico de la más alta calidad es lo que estos polacos hacen desde el 2005, sin embargo, este disco es su punto más alto (hasta el momento) cada una de las canciones son un vórtex de desesperanza que va in creciendo hasta alcanzar niveles épicos que invitan a destruir todo.

Downfall of Nur – Umbras de Barbagia (2015)

Este proyecto de un solo hombre mezcla el espíritu del Black Metal noruego con la nueva corriente atmosférica lo que da como resultado una pasividad casi relajante, para después atacar con un sonido atronador y primigenio. Este disco es un portal para escapar del mundo para adentrase en un erial salvaje por casi una hora.

Nightbringer – Terra Damnata (2017)

 El nuevo disco de Nightbringer es un avatar de lo que hoy en día es el Black Metal, poco a poco se ha ido alejando del sonido noruego (aunque aún tiene cierto vínculo con Emperor) para crear algo diferente, tanto en el sonido como en el trasfondo. La técnica depurada de los integrantes de la banda, su experiencia y compromiso espiritual dotan al disco de una trascendencia poco explorada por la mayoría de sus contemporáneos.


About the Author

Luis Fernando Reyes

Estudió Comunicación en la Universidad del Valle de México y trabajó el diario Excélsior así como en Radio Fórmula. Actualmente colabora en las publicaciones digitales “Esencia de Antes” y “Revista Circe” en las escribe con temas relacionados con la cultura popular.



Back to Top ↑