Columnas

Published on enero 1st, 2016 | by Esencia de Antes

Hasta siempre, Lemmy Kilmister!

«…Todo transcurrió de manera normal, hasta que el Luchador Triple H dio un mensaje recordando a Lemmy Kilmister, obviamente se activó mi sentido de alerta…»
Lemmy Kilmister

Lemmy Kilmister

Eran las siete p.m. del 28 de diciembre del 2015 cuando regresé a mi mediocre y semivacía habitación de hotel; había pasado la tarde conversando con mi padre mientras tomábamos un trago a la orilla de la playa. Pensaba en miles de cosas mientras el sol se ocultaba entre las montañas, todo iba de maravilla. Nada me preparó para la bofetada que estaba a punto de recibir. Encendí el televisor, la lucha libre de la WWE estaba al aire, recuerdo haber dejado ese canal porque antes de que se fueran a la pausa, logré ver un poco de Motörhead en la transmisión, después de eso todo transcurrió de manera normal, hasta que el Luchador Triple H dio un mensaje recordando a Lemmy Kilmister, obviamente se activó mi sentido de alerta, encendí mi teléfono con la esperanza de que fuera una mala broma de día de los inocentes –en México se celebra ese día- 

Inmediatamente comencé a revisar mis redes sociales, varios amigos ya habían compartido diversos enlaces conmigo, dándome la noticia. Revisé algunos diarios, incluso la Wikipedia, más temprano que tarde, descubrí que era cierto, el legendario líder, fundador de mi banda favorita y una de mis grandes influencias sucumbió a consecuencia de un agresivo cáncer que se le había diagnosticado sólo dos días antes. No puedo decir que no me lo imaginaba, a decir verdad ya lo esperaba en cualquier momento, estaba allí, se notaba desde que detuvo su concierto en Austin el 1 de septiembre de 2015 exclamando “I can’t do it”, o más reciente aún, cuando apareció en una fotografía de un artículo publicado en Blabbermouth.net, en la cual se ve francamente desmejorado, aún así, este tipo de noticias no son fáciles de digerir, al menos para un fanático. En fin, no quiero alargar esta nota con sentimentalismos sosos, sólo quiero recordarlo como el cabrón bastardo que fue, y por supuesto repasar algunos de los que para mí, fueron sus mejores trabajos.

Lemmy Kilmister

Imagen cortesía de rollingstone.com

No cabe duda que Motörhead ha sido una de las bandas más longevas en la historia del metal. Desde 1975 y hasta la muerte de Lemmy fue una agrupación imparable. Pero la trayectoria de Ian Fraser Kilmister se remonta años atrás, desde los años sesenta, hasta que posteriormente, en 1971 se unió a Hawkwind, banda que lanzó uno de mis materiales favoritos del rock, claro, con Lemmy en su alineación, Hall of the Mountain Grill (1974). Después de 1975, ya como Motörhead, aparecieron varios materiales que considero verdaderas joyas el rock y del heavy metal, entre ellas puedo mencionar Overkill (1979), Bomber (1979), Ace of Spades (1980), 1916 (1991), Bastards (1993), Overnight Sensation (1996) e Inferno (2004), estos son mis álbumes favoritos. Ahora bien, Lemmy también vio algo de acción fuera de los cabezas de motor, uno de sus proyectos paralelos que más me gustó fue The Head Cat, un supergrupo de rockabilly formado en el año 2000, donde también participaron Slim Jim Phantom de los Stray Cats y Danny B. Harvey de The Rockats.

En su larga trayectoria, Lemmy llevó al límite la frase “sexo, drogas y rocanrol”, cimentó las bases del heavy metal, dejó atrás grandes álbumes y llenó de recuerdos a millones de fanáticos. Descansa en Paz Ian Fraser Lemmy Kilmister, 49% motherfucker 51% son of a bitch.

Texto: Daniel Pimentel

Tags: , , , ,


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑