Música

Published on mayo 4th, 2018 | by Isael Serra

Gwar, Shock Rock en la era del grunge

Algunos de los momentos más estrambóticos en la cultura pop gringa de principios de los años 90 se los debemos a gente como GG Allin (con su legendaria amenaza de suicidarse en el escenario; que no pudo cumplir), David Lynch con su inquietante serie de TV, Twin Peaks, y Gwar. Una banda como salida de un comic underground de superhéroes, o de una mala película de terror de bajo presupuesto. Gwar era heavy metal satírico y desmadroso justo en plena era depresiva e introspectiva del grunge.

Cuando hasta el metal y sus subgéneros se tomaban demasiado en serio, ellos traían un poco de desparpajo, de irrealidad, y de colores intensos y radioactivos al mundo gris, aciago, de angustias juveniles, existencialismo, y ropa de franela, como lo era el grunge. ¿Dónde había quedado la diversión y la fiesta en el rock? Tal como se quejaba Mickey Rourke en “El Luchador” cuando hablaba con Marisa Tomei acerca de las glorias del hard rock de los 80.

Gwar band

Gwar imagen vía https://goodtimes.sc/

Gwar venía a sacudir tu mundo, mientras jugabas videojuegos de 8 o 16 bits. La banda de culto es digna heredera del “shock rock” americano, aquél donde Alice Cooper y sus actos teatrales en escena son la referencia principal. Aunque en el heavy metal de los años 80 también hubo dosis de “shock rock”, con bandas que a muchos les parecen esperpénticas como Piledriver, Lizzy Borden, o Thor -de Canadá-, antecedentes de las locuras en escena de Gwar.

La agrupación originaria de Richmond, Virginia, surge como un proyecto del colectivo artístico denominado “The Slave Pit -el pozo de esclavos- que se formó desde 1984. Este colectivo de músicos, “videoastas”, escultores y artistas del performance -todos estudiantes universitarios- querían hacer una película de terror llamada “Scumdogs of the Universe” acerca de unos piratas espaciales. Este plan fue modificándose hasta crear una banda de rock teatral, con los “props” -accesorios de escena- necesarios para “shockear” y entretener a las audiencias.

El germen musical de la banda viene de la agrupación Death Piggy, un grupo que montaba pequeñas actuaciones ente canción y canción de música absurda. Un día al vocalista de los tales Death Piggy -el finado Dave Brockie- se le ocurrió que podían disfrazarse con los accesorios para la película y hacer una banda de broma que supuestamente venia de la Antártida que y actuaban y cantaban de manera barbárica y caótica (de hecho en sus letras no decían nada, solo hacían ruidos en la parodia de una supuesta lengua ininteligible).

La banda/broma se llamaba “Gwaaarrrgghhlllgh”, que después se acortaría a Gwar -así que si se les hace difícil de pronunciar el nombre de esta banda; piensen que es la versión corta y “humana” del nombre original-. Esta disfrazada y “misteriosa” agrupación le abría los conciertos a Death Piggy- que en esencia eran los mismos integrantes-. Pronto la gente solo iba a ver a Gwaaarrrgghhlllgh y sus locuras y delirio sónico, y al terminar estos abandonaban el local; pocos se quedaban a ver a la banda “principal” Death Piggy.

Más temprano que tarde las mentes enfermas, pero geniales de los involucrados los llevaron a tomar la “broma” como proyecto principal. El show en escena ya para entonces contaba con estos elementos: Uso de “props” y disfraces hechos con materiales baratos como el latex y el hule espuma, una música rápida basada -al principio- mucho en el hardcore, los personajes eran característicos y narraban una historia absurda –acerca- de que eran entidades que venían a acabar con la raza humana, y, durante su actuación, siempre representaban un sacrificio, esto último fue evolucionando hacia la sátira política donde “sacrificaban” y “torturaban” en escena a políticos como Ronald Reagan, Bush, y hoy en día a Donald Trump; o a figuras del espectáculo controversiales que fueran relevantes en esos momentos, como O. J. Simpson, Mike Tyzon, o más recientemente Lady Gaga.

Así, hacia finales de los años 80 y principios de los 90, el mundo conoció a esta pandilla de desadaptados interespaciales metidos a músicos dentro del show decadente del rock and roll. Luego de algunas giras autoproducidas a lo largo de E.U.A. En 1990 presentan al mundo “Scumdogs of the Universe” su declaración de principios y primer ataque en forma de disco conceptual.

Musicalmente la banda lo mezclaba todo con irreverencia y desparpajo: desde el crossover/thrash hasta la comedia y el horror/shock rock. Y en escena literalmente no dejaban títere con cabeza: pues era conocida su afición de decapitar muñecos de figuras públicas mientras se “abusaba” de ellas en medio de una orgia de sangre falsa y colorida. También sus shows eran legendarios porque lo llenaban todo de líquidos verdes o de otros colores, disparándolo al público y hacia todos lados, llevando a los “venues” donde se presentaban a usar plástico en cierto equipo, aunque se trataba solo de una sustancia liquida con colorante vegetal fácil de remover, pues no quería dañar la ropa del público ni su sus propios disfraces. Esto era de pasarla bien y quedar alucinado con tan delirantes puestas en escena. Era una fiesta carnavalesca de “metal/ shock rock”.

En contrapartida la música de Gwar siempre fue cuestionada: de mala no la bajaban -en su momento- , de ser puro show y poca propuesta musical. Y la verdad, que a pesar de no ser unos virtuosos, la música no es tan mala como nos querían hacer creer los críticos más exigentes. Cumple su función de darle una coherencia al discurso burlesco de la banda. A principios de los años 90, de repente Gwar aparecía en portadas de revistas especializadas en hard rock y metal, y en programas populares al lado de Joan Rivers, o sus videos salían en Beavis & Butthead -y eran adorados por la entrañable parejita de tarados animados-.

También hicieron un cameo en la película “Mistery Date”-1991-, la típica comedia adolescente de la época, donde el grupo brilló con luz propia en su breve aparición; por supuesto que la escena se desarrolla en un supuesto concierto de la banda. Otra cosa que llamaba la atención de la banda era que se sabían defender con humor en las entrevistas, nunca saliéndose de personaje, y llevando al entrevistador a su propio terreno de humor ácido y absurdo. Aunque no te llamara su música era entretenido saber de la banda con sus desternillantes declaraciones donde no dejaban de parodiar los excesos y el ego de los rockstars.

A pesar de las críticas sus discos se vendían bien en E.U.A. Y acá llegaban importados y llamaban la atención. Punto y aparte merecen sus demenciales videos en formato VHS que copilaban videos musicales, actuaciones en vivo y una atmosfera como de B-movie y cine basura. Esos VHS también fueron muy vendidos. Eran ideales para visionar en plan “desmadre” con los amigos, o prestar el VHS con una sonrisa cínica y cómplice de “no te tomes todo tan en serio, dude”-.

Cada personaje de la banda se caracterizaba por su humor y carisma propios, como el miembro femenino “la diosa” Sylymestra Hymen, o el finado líder Oderus Urungus/Dave Brockie, quién murió en el año 2014 de una sobredosis de heroína, tal como el cliché rockstar que satirizaba. Se le despidió con todo un funeral vikingo, caracterizado como Oderus Urungus. Justo antes del festival anual temático de la banda denominado “GWAR-B-Q”, que es como su nombre lo indica, una reunión en torno la banda que es además un BBQ-asado al aire libre-.

Gwar singer

Oderus Urungus Imagen vía http://www.loadedradio.com/

Gwar generó en su momento bandas clones o que seguían su escuela teatral, tales como Green Jelly-recordados por su hit “Three Little Pigs” y su relación con miembros de Tool-, o la banda de monstruos de Finlandia, Lordi. Gwar se presentará este fin de semana en la CDMX dentro del marco del festival Hell and Heaven 2018, a pesar de que los escenarios grandes no son su campo ideal de acción, nunca decepcionan y es importante ser testigos de la propuesta de la banda, ya renovada y aun coleando.


About the Author

Isael Serra

Lic. en Derecho y en Admon de Empresas. Ha colaborado para el diario La Jornada en el rubro de periodismo rockero. Conductor del programa especializado "Estridencia" en radio por internet. Metalero/Rockero irredento.



Back to Top ↑