Música

Published on noviembre 3rd, 2017 | by Isael Serra

El Stoner Rock: Los sonidos del cosmos desde un amplificador

 -Como- se prendió esta onda.

Muchos conocemos la leyenda: Black Sabbath llevó el rock electrizante y amplificado de finales de los años 60’s, con base de blues, a terrenos tétricos y ominosos. ¿Su “arma secreta”? los riffs lentos de Tony Iommy, con su guitarra afinada en un tono más bajo de lo usual, pues debía aflojar las cuerdas para que no lastimaran sus dedos heridos por un accidente de trabajo que le cercenó las puntas.

También quemó tapas de plástico -de refrescos- y las puso sobre sus dedos mutilados para poder apretar las cuerdas correctamente sobre los trastes de su Gibson SG: es decir, prácticamente tuvo que crear un sonido propio -nuevo-, que resultó atronador, y efectivo para rockear. Entonces ¿Los sonidos característicos del heavy metal y subgéneros como el stoner rock surgieron por un accidente? Sí, puede que sí. ¿loco, no?-cooosmico-.

A pesar de que la afinación de los tres primeros discos de Black Sabbath es la estándar, dado las cuerdas aflojadas y la amplificación diseñada por -Don Riff- Iommy el sonido resultante es como un monolito, sólido y pesado. Ya para el disco “Black Sabbath Vol. 4”, viendo el éxito de esos riff patentados, y porque seguramente parecía una buena idea en el momento, la afinación de Iommy se hizo también más baja de la estándar, dando un sonido grave, espeso como neblina de película de la Hammer Films.

Este “sonido Sabbath”, a medio tiempo, con buen “groove”, énfasis en líneas de bajo atronadoras, y con una voz de Ozzy que por lo menos balbuceaba buenas melodías, fue una influencia definitiva en lo que años después tendría la etiqueta de “stoner rock”, -traducido a- algo así como “rock pacheco”, “rock mariguano”, por su evocación a la psicodelia, inmerso en el espíritu de los años 60’s y 70’s con su acercamiento contracultural al uso recreativo de drogas como la mariguana y el LSD. Con justificaciones naive tales como “expandir la mente” o “experimentar”. Pues hubo quienes de tanto uso y abuso si expandieron horizontes musicales, por lo menos. Y vaya que gente como los “Sabbath” sabían de eso. Pero no estaban solos.

Otras influencias fundamentales en esta vertiente fueron el rock psicodélico, y bandas pioneras -de todo este ruido- en los años 60’s como Blue Cheer, Iron Butterfly, MC5, The Jimi Hendrix Experience, Led Zeppelin, Deep Purple, Cream, Hawkwind, Cactus, Sir Lord Baltimore, Leaf Hound, Pentagram, y otros innovadores, de quienes obra y gracia ya hemos comentado en Esencia de Antes.

En fin, el sonido se expandió como ola, y para finales de los años 70s surgieron bandas de heavy metal/doom en toda regla, las cuales tuvieron su reconocimiento a nivel underground en los añorados años 80s, bandas como Trouble, Saint Vitus, Pagan Altar, Witchfinder General, The Obsessed, etc.

Los hijos de Kyuss

Todo bien hasta ahí, rockeabamos con “Sweet Leaf” de Sabbath como es debido y bandas under retomaban ese sonido; y se entendía que esa onda cannabica y “vaciladora” estaba implícita en su música: rock pesado y contracultural, libertario, potenciado por la experimentación propia de las décadas de los 60s y 70’s ¿Entonces a quién se le ocurrió catalogarlo como “stoner rock”?

Todo sucedió en los años 90’s con la llegada a escena de bandas como Kyuss, Sleep, Fu Manchu, Monster Magnet, Clutch, Masters of Reality, etc. Punto y aparte representa la gran banda Melvins, que con sus sonidos distorsionados y su culto al riff, también influenciarían la oleada que vendría después.

En plena era grunge, los californianos Kyuss ofrecían música fuertemente arraigada en el rock clásico; había que regresar a las raíces y vaya forma en que lo hicieron, con el ahora clásico disco “Blues for the Red Sun” de 1992. Las críticas hacia el disco fueron favorables y se consolidaron como la banda estandarte de este rollo “pacheco”. Al principio ellos denominaban su música como “desert rock”, pues decían que su principal inspiración venia del místico desierto californiano.

Se regresaba a la pesadez primigenia y amplificada, al fuzz, a los largos pasajes improvisados -jam sessions- , a la psicodelia, a las temáticas sobre el cosmos -influenciados hasta por Carl Sagan- . Por desgracia, Kyuss y su muy personal sonido -en su momento, ya después sería copiado hasta la saciedad- pasó algo desapercibido en el mainstream.

Entre tantas bandas interesantes de los años 90’s, y el grupo se desintegró justo cuando podían haber accedido a otro nivel de popularidad si esperaban un poco grabando y girando, pero las famosas “diferencias musicales” salieron a flote. Sin embargo su legado continuaría fuerte en los años subsecuentes, y hasta nuestros días, donde es común escuchar a bandas genéricas, o hasta de rock pop, recurrir a amplificadores “Orange” y usar riffs básicos para intentar rockear con ese “estilo retro” y potenciar su sonido, con resultados diversos.

Josh Homes, el guitarrista y pieza fundamental de Kyuss  formó la banda Queens of Stone Age, cuya música dejó un poco de lado la experimentación sonora y se fue por caminos del rock estándar, bajando un poquito a tierra, con el espíritu “pacheco” bien controlado y volviéndolo algo funcional: música con toques pop, lista para sonar en radio FM. A muchos nos costó trabajo aceptar que ya no habría Kyuss como lo conocíamos. Era como si alguien nos hubiese robado la bolsita ziploc con mariguana. Desolador.

En cuanto al stoner rock/metal, este se solidificó como sub género dando paso a cientos de bandas que nos ofrecían más dosis de rock y metal sabbathesco, tales como Orange Goblin, Sheavy, Down, Electric Wizard, Unida -con John García, voz de Kyuss-, High on Fire, Nebula, y un largo etc. Aquí cabe aclarar que el stoner rock y el stoner metal se fusionan y cruzan constantemente y se basan en los mismos preceptos aunque abarquen diferentes espectros.

Ahora bien, dejando de lado esta vez Kyuss, de quienes se entiende son fundamentales, quiero recomendarte algunas bandas. A continuación una lista con las que el viaje es seguro:

Sleep

No es de extrañar que en California el uso de cannabis medicinal sea legal; llevan años produciendo esa mierda como si fuera de lo más normal, y tan potente que en el camino engendraron bandas de “vagos” musicales como estos, pero que nivel de vagos… cósmicos, diría yo. Escucha su clásico disco “Jerusalem” y luego me cuentas.

Unida

El icónico vocalista John García no se iba a quedar atrás y después de Kyuss formó esta banda que nos dio grandes momentos stoners. “Coping with the Urban Coyote” queda como uno de esos grandes discos de los años 90’s que debe ser revalorado.

Saint Vitus

Banda fundacional para el desarrollo del doom, del stoner y del sludge metal.

Brant Bjork

También ex miembro fundador de los influyentes Kyuss, recientemente visitó nuestro país con su alucinante música, este multi instrumentista es pilar en este rollo y sus múltiples proyectos y sus discos solistas son stoner en estado puro.

Fu Manchu

Banda representativa también, su característico sonido, sin complicaciones, “californiano”, los ha consolidado como una banda de culto a la cual no hay que subestimar.

The Sword

Siempre recomiendo esta banda a cualquiera que guste del rock, su calidad es innegable, y sus riffs y sonido te enganchan de inmediato. Son un claro ejemplo de porque la disminuida industria mainstream del rock se ha agarrado del sonido stoner de bandas como esta -que dominan a la perfección la formula-, y han buscado replicar algo de ellos en sus productos. Ya saben, bandas indie/hipster/o que sea, que buscan sonar “retro”. Pero The Sword los hace pedazos.

Orange Goblin

Estos ingleses son la definición de lo que es rockear, basta escuchar los guitarrazos macizos de este “Duende Anaranjado”.

Electric Wizard

También ingleses. Dicen las malas lenguas que si mete en tu bong algo de chronic y verás más reales las temáticas del grupo: películas de terror, weed, satanismo, ocultismo, weed, psicodelia, rituales, brujería, y weed.

High on Fire

El Motörhead stoner.

Nebula

Ex miembros de Fu Manchu haciendo lo que mejor saben hacer, aparte de vaciar sus pipas. Se extinguieron rápido, pero nos legaron cuatro obras dignas de ser el soundtrack de nuestras sesiones de relajación medicinal y “expansión” mental.

Uncle Acid and the Dead beats

Banda inglesa relativamente reciente, pero con toda la vibra 60’s -70’s que ya sabemos, pocas veces falla. Nuevos paladines del stoner y la psicodelia.

Los Natas

Desde Argentina para el mundo -verde y rockero-. Como suele suceder a menudo, sus primeros discos son donde verdaderamente mostraban su filiación stoner, misma que con el tiempo se ha diluyó hacia un sonido más estándar.

Kadavar

Alemanes formados en 2010, pero que en desde ese periodo tiempo ya han alcanzado el estatus de banda “sensación” a nivel mundial. Todo a base de buenos discos, sólidos, y con sabor al siempre confiable rock de las grandes bandas de los 70’.

Portada: Pinterest.com


About the Author

Isael Serra

Lic. en Derecho y en Admon de Empresas. Ha colaborado para el diario La Jornada en el rubro de periodismo rockero. Conductor del programa especializado “Estridencia” en radio por internet. Metalero/Rockero irredento.



Back to Top ↑