Literatura

Published on febrero 19th, 2016 | by Esencia de Antes

0

Juan Rulfo, tradición y ruptura

“Sólo las lagartijas buscan la misma covacha hasta cuando mueren.”

Paso del Norte, Juan Rulfo

Como mexicano, leer a12325094_922009854520125_385305528_n Juan Rulfo es una experiencia reconfortante, no importa cuántas veces se repase su obra, siempre se encontrará en ella la cálida sensación de estar en casa.

Y es que únicamente con dos libros, Pedro Páramo y El llano en llamas, logró redefinir la forma en que se hacía literatura en México, dotándola de un sentido de mexicanidad que a la fecha sigue inspirando a muchos escritores. Tarea que hoy en día nos puede parecer simple, pero que poniéndonos en contexto nos habla de una labor titánica para vencer la inercia cultural que se arrastraba desde la Revolución, misma que Porfirio Díaz mantendría vigente con su obsesión con Francia. Puede que la lucha armada garantizará algún cambio social, pero de muchas otras maneras seguíamos siendo esclavos de lo europeo. En este sentido, Rulfo les debe mucho a Alfonso Reyes y al Ateneo de la Juventud que en 1909 fueron los primeros en proponer una literatura que reflejara la realidad nacional, tarea que no lograron consolidar a pesar de los grandes logros que alcanzaron en el campo de la cultura y la educación.Casi 50 años más tarde, el escritor jalisciense, revolucionó las letras mexicanas al ser profundamente tradicional pero sin apegarse a los vicios de sus antecesores, rompiendo con el dogma de que la única forma de hacer literatura era imitando a los europeos. Rulfo comprendió mejor que nadie que la única manera de ser profundamente local era ser universal, conocía la obra de Hamsun, de Faulkner, de Mann, de Joyce, de Carpentier, de Onetti pero nunca intento imitarlos o navegar con una bandera ajena sino que depuró su estilo hasta alcanzar algo que lo identificará como único, que reflejará quien era y en esa medida, que reflejara de donde era.

Los recursos literarios y estructurales que mezcla en su obra representan un objeto de estudio por sí mismos pero son sus historias lo que toca las fibras del lector mexicano, ya que son el eco de las leye12767568_922009857853458_455475402_nndas populares que todos escuchamos alguna vez y que se vienen repitiendo desde hace muchos siglos en todos los rincones del país. Esto precisamente es algo de lo que sus detractores argumentan, que su obra no era más que la trascripción de la tradición oral de sus entorno, pero precisamente eso lo hace grande, ya que ningún escritor de la época se preocupó por hacer eso, ninguno de sus contemporáneos se preocupó por voltear a ver la gran riqueza cultural del pueblo mexicano sin que detrás existiera el deseo por analizarlo desde las elevadas cumbres de lo intelectual y lo académico.

A un nivel más profundo, Juan Rulfo, habla de temas que todos pueden entender como la pobreza, la búsqueda de la identidad y la muerte haciendo de sus textos algo universal, ya que van más allá del nacionalismo, nos llevan a enfrentarnos con nuestra naturaleza, y esa lucha siempre es reconfortante porque nos recuerda que estamos aquí recorriendo nuestro propio camino a Comala.

Texto: Luis Fernando Reyes Ramírez

Tags: , ,


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑