Cine

Published on octubre 7th, 2016 | by Esencia de Antes

Hasta siempre Mario Almada, leyenda del cine

Otro héroe ha caído. Leyenda del cine por derecho propio. Actor adusto, que encarnaba al justiciero perenne, al hombre que no le temblaba la mano para combatir injusticias o ajustar cuentas; silencioso y letal, al estilo de un Charles Bronson -con quién se le solía comparar-, o un Clint Eastwood. Claro, a la mexicana, norteño y cabrón, el viejo. Ese héroe arquetípico ya era llevado a la pantalla con toda la dignidad y oficio -sin importar el presupuesto de la película- por el recién fallecido actor Mario Almada Otero.

Él y su hermano protagonizaron un tipo de cine que se convirtió en un “sub género”, en su propio “exploitation”; y aunque les cueste creerlo a quienes se dicen “expertos en el buen cine”, este cine, “malo” y barato, era exitoso. Y cultivó un gran público allende nuestras fronteras.

Peliculas Mario Almada

Imagen cortesía de celebritywc.com

No era ningún improvisado, o alguien que “tuvo la ocurrencia” de salir en películas y ser famoso; no, Don Mario Almada y su hermano Fernando pertenecían a una familia de actores y productores. El mismo Mario comenzaría como productor; pero resultó natural que llegado el momento siguiera los pasos de su hermano, quien ya incursionaba como actor en el cine nacional.

Al inicio de sus carreras, contrario a lo que se pueda pensar, Los Hermanos Almada no tardaron mucho tiempo en sorprender a los expertos y al público seguidor del cine, por la calidad de su película de 1968 “Todo o Nada”. Ya era hora de que se revitalizara el “western” en México y esa cinta lo hizo. Fue reconocida y premiada, gano ocho Diosas de Plata.

Sentando las bases de inicio del cine de los Hermanos Almada: situada lejos de las ciudades principales, más bien en el extenso desierto y en las carreteras y caminos extraviados cerca de la frontera de Méxíco/E.U.A. En pasajes desolados, donde no hay muchos testigos o nadie le sorprende escuchar balas. Las reglas y la violencia del “western”, poco dialogo, acción garantizada. Por un lado los “bandidos”-ya sean pistoleros, narcos, o las dos cosas- y por el otro la ley -de plomo-, de la que nadie podía escapar –en ese universo cinematográfico-.

Tal vez es difícil explicar cómo ese “cine malo”, vilipendiado por muchos, resulta entretenido y entrañable -ahora-. Don Mario Almada y su brother le daban a su público cautivo justo lo que querían, a lo que ya nos tenían acostumbrados; pero no se trataba solo de echar bala por el gusto de hacerlo -al fin el cargador nunca se vaciaba en estas películas-, sino que ofrecían sus arquetipos en diversas envolturas: podía ser una película basada en un corrido -“La Banda del Carro Rojo,1978”-, alguna de terror -“El Extraño Hijo del Sherrif,1982”- , o en una delirante cinta que combinaba la Ciencia Ficción con los norteños, como lo es la cinta “La Zona del Silencio”-1990- .

Mario Almada Películas

Imagen cortesía de http://northdakotaconnected.us/

Pero como siempre pasa, “nadie es profeta en su tierra”. Y el prolífico cine de los Almada fue poco apreciado por los críticos del país y por los grandes intereses de la industria. Pero los fans no olvidan, no dejan a sus ídolos en el olvido. Poco a poco surgieron voces que defendían y le daban su lugar al llamado cine “Mexploitation”: películas de bajo presupuesto, pero llenas de vida, de ingenio, y de “amor a la camiseta”. El cine de culto, el que atrae el interés de aquellos al quienes el cine comercial les ofrece un lenguaje homogéneo y gris, falto de “alma”. Es en el gigantesco sur de los E.U.A. donde estas cintas son acogidas y valoradas. Vistas con extrañeza y fascinación. Los años 80’s, con su “revolución de videocaseteras” sería años gloriosos para este tipo de cine.

Llegaría la revitalización del genero con “El Mariachi”(1992) la cinta debut del cineasta norteamericano -con raíces mexicanas- Robert Rodríguez. Quién inspirado por el cine de los Almada, lleva a cabo un trabajo titánico y difícil, que le rendiría frutos: “El Mariachi”, que se transformaría rápidamente en un fenómeno cultural: encabezando el éxito inédito del cine independiente en los años 90’s. No tardaría en llegar Tarantino -también fan de los Almada- a poner el mundo “patas pa’ arriba” con sus cintas que mucho le deben a esas películas 70’s de “gangsters” mexicanos .

Mario Almada

Imagen vía milenio.com

La gente tiene a sus héroes cinematográficos, a veces hasta funcionan como guías -como le pasó a Tarantino o a Robert Rodríguez con los Almada y su “mexploitation”- y poco importa lo que opinen los críticos de nariz respingada o los que se venden como súper expertos. Un uno olvida a sus héroes. Q.E.P.D Don Mario Almada.

Texto: Isael Serra
Portada: www.debate.com.mx

Tags: , ,


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑