Published on marzo 17th, 2017 | by Luis Fernando Reyes

Beware the Slenderman o el internet tiene la culpa

El 31 de mayo de 2014 en Waukesha, Wisconsin, Morgan Geyser y Anissa Weier ambas de 12 años de edad, apuñalaron 19 veces a su compañera de clase Payton «Bella» Leutner como una ofrenda para Slenderman y aunque la joven sobrevivió, el hecho causó gran revuelo en los medios de comunicación debido al contexto en el que se desarrolló, mismo que es desmenuzado el documental de HBO Beware the Slenderman.

Slenderman es un personaje ficticio representado como una figura antropomorfa anormalmente alta y delgada, que viste elegantemente, tiene brazos muy largos, carece de rostro, le surgen tentáculos de la espalda, prefiere la compañía de los niños y las zonas boscosas.

Este nuevo “coco” de cierta manera es un avatar de las generaciones que crecieron utilizando el internet de manera cotidiana, nació en un foro especializado en temas de terror (Something Awful), en el que se convocaba a crear imágenes siniestras y que se siguió desarrollando a través de creepypastas (relatos de terror que se han convertido en un símil de las leyendas urbanas, sustituyendo a la tradición oral por textos publicados en sitios de internet) hasta que se convirtió en parte de la cultura popular.

beware the slenderman

Imagen vía http://pravia.com.mx

La gente siguió creando historias sobre él, cada vez más aterradoras y violentas, respaldándolas con fotografías mejor editadas o con videos de gran calidad, lo que llevó a que el personaje saliera del mundo virtual y se instalara en el imaginario colectivo como algo real.

Los avistamientos no se hicieron esperar, tampoco los rituales para atraerlo. Ahí es donde entran Geyser y Weier, dos adolescentes con problemas para adaptarse que disfrutaban de los relatos de terror y que convirtieron su amistad en el último refugio contra los maltratos en la escuela y las inseguridades propias de la edad, lo cual no es del todo extraño, sin embargo, ese refugio estaba construido alrededor de la figura de Slenderman, las chavitas lo adoraban y veían en él la solución a todos sus problemas, por lo que decidieron ofrendarle un sacrificio para que las llevara a su mundo.

beware the slenderman

Imagen vía http://www.businessinsider.com/

Beware the Slenderman explora precisamente como es que las niñas llegaron a este punto de quiebre en el que asesinar a una compañera parecía su mejor opción, mediante el análisis de los fenómenos que impulsaron el crecimiento del personaje complementado con entrevistas a expertos que explican cómo y por qué Slenderman más que un personaje de terror es una especie de antihéroe para los jóvenes inadaptados, ya que los salva de los problemas cotidianos, de las burlas y las agresiones al llevárselos a su dimensión.

Por otra parte también aborda el ámbito familiar tratando de que nos hagamos una idea de lo que estaba pasando en la vida de Geyser y de Weier, así como la recreación de los momentos previos al crimen. Pero el aspecto medular del documental se centra en las declaraciones de las chicas durante las secciones psiquiátricas a las que fueron sometidas durante la primera etapa de su reclusión, en el que dejan entrever que están arrepentidas pero continúan creyendo en Slenderman, algunas de estas grabaciones llegan a ser muy tensas, como cuando cuentan como planearon la agresión y como la llevaron a cabo pero también reveladoras de una forma sumamente trascendente pues hace patente la alienación de las nuevas generaciones así como la tendencia que existe a minimizar la realidad y las consecuencias de sus actos.

Beware the Slenderman es un buen trabajo de investigación, que más allá del caso Geyser/Weier pone en perspectiva la influencia que ejercen los nuevos medios en los niños y adolescentes así como la creciente alienación de este sector de la sociedad ante la realidad llegando al punto en el que la violencia les parece algo gracioso y el asesinato un medio para resolver sus problemas, aunque el documental pierde el balance, pues parece señalar que las jóvenes no tuvieron opción aun cuando ellas estaban perfectamente conscientes de lo que hacían. De cualquier manera, es una producción que vale la pena ver por el análisis de la cultura popular que se hace, aunque si ustedes han seguido el caso desde el principio seguramente les va a encantar.

Portada: collegecandy.com


About the Author

Luis Fernando Reyes

Estudió Comunicación en la Universidad del Valle de México y trabajó el diario Excélsior así como en Radio Fórmula. Actualmente colabora en las publicaciones digitales “Esencia de Antes” y “Revista Circe” en las escribe con temas relacionados con la cultura popular.



Back to Top ↑