Arte

Published on Febrero 25th, 2016 | by Esencia de Antes

0

Renoir, precursor del impresionismo

Pierre August Renoir nació en Limoges, Francia un 25 de febrero de 1841. Fue hijo de artesanos, lo cual imprimió en su personalidad el gusto por las artes -en especial el dibujo- por lo que, siendo muy joven,  trabajó decorando porcelana y pintando abanicos.

Renoir estudió en la Escuela de Bellas Artes, frecuentando al artista suizo Charles Gleyre (1806-1874) en el taller de Paul Delaroche. En este lugar conoció a los artistas Alfred Sisley (1839-1899), Frédéric Bazille (1841-1870) y a Claude Monet (1840-1926), con el que se iría a vivir tiempo después a París. Esta nueva generación de jóvenes artistas franceses, buscaron espacios para realizar exposiciones de sus pinturas, la primera de ellas en el Salón de París, en la cual no fueron bien recibidos pues, los críticos se dedicaban a rechazar la mayor parte de trabajos que no cumplieran que los requisitos de la pintura clásica y la corriente en boga, el realismo.

Así se formó un grupo de artistas disidentes bajo la corriente conocida como “impresionismo”, nombre que se le dio formalmente en 1874 cuando, este grupo de jóvenes artistas buscó nuevos espacios para realizar sus propias exposiciones, alejándose del Salón Oficial. La primera exposición de Renoir la realizó con el cuadro El palco (1874) en los estudios del fotógrafo Nadar. La segunda exposición se presentó en 1876, en la que presento una de sus obras más conocidas, El moulin de la Galette (1876) en él se aprecia el escenario de la convivencia entre personas en un baile que concurre en una plaza parisina.

Hacia 1878 Renoir se aleja del grupo de impresionistas y realiza algunos viajes por Italia (Florencia, Roma, Nápoles, Venecia, Sicilia). En este viaje despierta cierta admiración por la representación de lo bello  –pintura pompeyana-. Esto se puede observar en su obra Madame Charpentier y sus hijos (1878), obra que sería presentada en el Salón de París (1879) obteniendo la aprobación de los críticos y el público en general. Apoyado por Duran-Ruel (admirador del artista desde sus inicios), mostrando un serie antológica de Renoir hacia 1892.

La fascinación de Renoir por la mujer se ve reflejada en la llamada serie de las bañistas, Bañista sentada secándose la pierna (1895), Bañista sentada (1914) y Bañistas (1918-1919), en el que presenta con distinta técnica al impresionismo su admiración por la belleza, haciendo de estas –en conjunto con la desnudez- su temas principales de trabajo y tomando como modelo a Gabrielle Renard, prima de su esposa Aline.

Al casi final de su vida, y al igual que sus padres, el artista sufrió de una artritis severa que lo fue llevando por proceso tormentoso a la muerte. El film Renoir (de Gilles Bourdos, 2012) se intentan reflejar la última etapa de la vida del artista, su enfermedad, la relación con sus hijos (Jean y Pierre), la muerte de su esposa (1915) y la relación con la que fuera la última de sus modelos, Andrée Heuschling, que después sería esposa de su hijo Jean, logrando un trabajo muy acercado a la técnica del impresionismo, en el que se puede apreciar la sensibilidad artística de la imagen.

El pintor expresó a través de sus obras el gusto por la vida cotidiana, el trabajo en espacios abiertos, la observación clara de aquellos momentos que se viven pero en ocasiones no damos cuenta de ello, así tal cual expresaba “la gente vive feliz, pero no sabe que está feliz”.

Texto: Carlos Blancas

Tags: ,


About the Author

¡Lo nuestro es el rock!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑