Published on marzo 24th, 2017 | by Luis Fernando Reyes

Iron Fist ¿En realidad es tan mala como dicen los trolls?

“Ward Meachum sends his regards.”
-Ep. 2 Iron Fist.

Para ser sincero, no quería ver Iron Fist porque pensaba que Netflix iba a ser incapaz igualar fórmula del súper héroe newyorkino sin llegar a ser repetitivo y aburrido, de hecho, estaba seguro que iba a ser una pifia monumental y ese sentimiento se acrecentó cuando vi las primeras devastadoras críticas, en ese momento me dije “al diablo, no voy a perder mi tiempo con un Bruce Lee wannabe”.

Y me mantuve firme unos días, hasta que el editor me ofreció un jugoso incentivo para escribir sobre las andanzas de Danny Rand (interpretado por Finn Jones, a.k.a Ser Loras de Game of Thrones), aunque seguía desconfiando de la producción de Marvel y Netflix.

Finn Jones Iron Fist

Finn Jones. Imagen vía http://www.taringa.net/

Todo cambio cuando el martes vi un meme (benditos sean) sobre un comentario que argumentaba que la serie era mala no por sus valores de producción, actuaciones, adaptación o trasfondo, sino porque era culturalmente inexacta y mezclaba un poco de toda la sabiduría oriental, lo que significaba una falta de respeto para japoneses y chinos por igual.

Ese comentario (por motivos que explicare más adelante) me molestó mucho, pero necesitaba ver la serie antes de argumentar nada, así que comencé a darle play a los capítulos, uno tras otro hasta que llegue al final y bueno, tuve que tragarme mis palabras porque en realidad Iron Fist no es para nada mala (y lo mantendré ante cualquier experto de internet).

En primer lugar, lo que siempre parecen olvidar estos genios de la crítica audiovisual es que este tipo de series no son una clase de historia ni de arte, son historias ficticias que ciertamente están basadas en la realidad pero no pretenden emularla: obviamente no es exacta y mezcla culturas para darle un mayor potencial al personaje. ¡Por el amor de deos, Danny obtuvo el manto de Iron Fist peleando mano a mano contra un dragón en un templo que existe en otra realidad!

Claro que no importa si practica kung fu tradicional, lo que se quiere demostrar es que el personaje sobrevivió y creció gracias una disciplina que trasciende los estándares culturales modernos, los malosos usan armas de fuego porque eso refleja la corrupción que existe al interior de La Mano al traicionar los viejos valores por adaptarse al nuevo mundo y sobretodo Danny Rand no está encarnado por un actor asiático porque el personaje del cómic es blanco, claro que entiendo que Hollywood ha abusado del whitewashing (Scarlett Johansson te estoy viendo a ti) pero en este caso la adaptación es correcta.

Bueno, dejando atrás estas críticas tollescas, hay que recordar que Iron Fist nace para seguir la tendencia de una época específica y para aprovechar la popularidad que tenían las películas de kung fu de los setentas (así como Luke Cage surgió para aprovechar el boom de la blaxploitation) haciendo su primera aparición en el cómic Marvel Premiere #15, publicado en 1974.

Su historia básicamente se puede resumir en la sed de poder y de venganza, la traición y la redención, aunque claro está que con muchas patadas y con una trama envolvente pero predecible, por lo que no se convirtió en un éxito como Iron Man o Spiderman, así que Marvel decidió archivar al personaje hasta que años más tarde lo retomarón junto con Luke Cage para formar Heroes for Hire en el que básicamente son un par de mercenarios que intentan mantenerse caminando en línea y que pueden ser considerados como la semilla que daría origen a The Defenders.

Como siempre, la serie no es una copia fiel del cómic, es una adaptación que a pesar de todo funciona bien y llega a tener grandes momentos, lo cual no es para menos pues esta producción es la puerta que une las series independientes (Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage) con The Defenders, por ello aquí se atan varios hilos, se hacen referencias a otros personajes y se conforma una historia sólida que encaja perfectamente con lo que se venía haciendo (el héroe caído en desgracia que es puesto a prueba hasta que alcanza la redención) sin dejar de tener su propio espíritu gracias a los personajes: desde el odioso Harold Meachum (interpretado por David Wenham) y la rejega Colleen Wing (Jessica Henwick) hasta los “vínculos” con las otras series encarnados en la abogada Jeri Hogarth (Carrie-AnneMoss) y la omnipresente enfermera Claire Temple (Rosario Dawson), que en conjunto dejan claro que el enemigo a enfrentar es La Mano y que para salir bien librados los héroes van a necesitar el apoyo de la gente común.

Sin embargo, Iron Fist no es una serie perfecta y también tiene sus defectos: malos efectos especiales, errores de continuidad y baches argumentales que cortan la emoción del momento, aunque se recupera muy bien para atraparte y dejarte con ganas de más, al menos si eres de los que saben separar la realidad de las series de superhéroes, sino seguramente te la pasaras encontrando fallos en cada capítulo, pero más allá de eso es un serie disfrutable que redondea los esfuerzos que Marvel y Netflix han estado haciendo para crear súper héroes humanos y hasta cierto punto (HASTA CIERTO PUNTO, amigo troll) personajes realistas.

Portada: www.alfabetajuega.com


About the Author

Luis Fernando Reyes

Estudió Comunicación en la Universidad del Valle de México y trabajó el diario Excélsior así como en Radio Fórmula. Actualmente colabora en las publicaciones digitales “Esencia de Antes” y “Revista Circe” en las escribe con temas relacionados con la cultura popular.



Back to Top ↑