Published on noviembre 24th, 2018 | by Daniel Pimentel

Bayou Country: La historia de Creedence

Probablemente todos o casi todos sabemos que  Creedence un referente obligado del rock and roll, pero ¿Qué hay detrás de esta mítica banda y sus miembros? En esta ocasión, estimado lector, te invito a descubrir la historia de Creedence Clearwater Revival.

Todo comenzó en 1959 cuando John Fogerty, Doug Clifford y Stu Cook se reunieron a tocar bajo el nombre de The Blue Velvets, agrupación a la que más tarde se uniría Tom Fogerty, el hermano mayor de John. Durante esta primera etapa, la banda sólo lanzaría tres sencillos que no recibieron mucha atención del público, y aunque sí son interesantes para la época, no fueron lo suficiente relevantes, por lo que decidieron buscar una nueva discográfica.

En 1964 llegarían a Fantasy Recors atraídos por el éxito que tuvo la canción “Cast Your Fate to the Wind” compuesta por el pianista de jazz Vince Guaraldi. Fantasy era una pequeña disquera local de San Francisco, pero la banda creía en su potencial y por supuesto en el de la empresa.

Ese mismo año grabaron para Fantasy,  las canciones “Don’t Tell Me No Lies” y “Little Girl” y por orden de Max Weiss un socio de la compañía, cambiaron su nombre por el de The Golliwogs. Algunas fuentes señalan que el nombre hace alusión a un personaje infantil, mientras que otras afirman que era para tener un nombre similar a los de la época, ya que también compartían un sonido bastante semejante.

Durante estos años, los hermanos Fogerty se hacían cargo de todas las composiciones, pero en realidad ninguna llegó a tener relevancia salvo la canción “Brown-Eyed Girl”, publicada en 1965 que llegó a las listas regionales de Miami, lo que de cualquier manera suponía un fracaso comercial.

Es a partir de ese entonces cuando John comienza a hacerse cargo de la banda, se dedica a escribir todo el material, a cantar y a producir los siguientes trabajos del grupo hasta llegar a Porterville, el último sencillo como The Golliwogs, ya que en noviembre de 1967 cambiarían su nombre a Creedence Clearwater Revival gracias a una oferta que les hizo Saul Zaentz el nuevo dueño de Fantasy.

Según la opinión de muchos críticos, fans y estudiosos del tema, Porterville es la canción que comienza con el verdadero sonido de Creedence y la que llevaría a la banda a nuevos horizontes. Aunque no es necesario ser un conocedor para darse cuenta de ello. Si escuchas las canciones previas a Creedence, es decir de 1957 a 1967 te darás cuenta de que poco o nada tiene que ver con el sonido que conocemos, aquí un ejemplo.

Regresando a nuestra historia, en 1968 aparece Creedence Clearwater Revival, su primer álbum homónimo, mismo que incluye Porterville y otros de sus grandes clásicos como “Susie Q” o “I Put a Spell on You” de Screamin’ Jay Hawkins.

A pesar de que el álbum fue bien recibido, la banda aún se encontraba luchando por ganar el respeto entre el público y en especial entre los críticos, que no tenían un singular afecto por su música. En esa época, el entonces colaborador de la Rolling Stone y ahora famoso escritor Barry Gifford escribió:

“El único punto brillante en el grupo es John Fogerty, que toca la guitarra principal y hace la voz. Es un mejor que el cantante promedio y un guitarrista interesante, pero no hay nada más aquí, la batería es monótona, las líneas de bajo son todas repetitivas y la guitarra rítmica es apenas audible.”

Sin embargo y a pesar de la mala crítica, en 1969 aparecieron tres álbumes que los llevaron a la cima. El primero de todos fue Bayou Country publicado el 5 de enero y en el que encontramos canciones épicas como “Good Golly, Miss Molly”, “Born on the Bayou” y “Proud Mary”, sencillo que alcanzó el número 2 de Billboard y que eventualmente se convertiría en su canción más covereada, con más de 100 versiones incluyendo algunas en español MI BANDA EL MEXICANO.

Unos meses más tarde, aparece Green River, álbum que incluye “Bad Moon Rising”, sencillo publicado en abril y mismo que contenía la canción “Lodi” en el B side y que los mantendría en la cúspide de la popularidad.

Durante 1969 también estuvieron de gira por Estados unidos y tuvieron algunos conciertos brillantes, entre los más destacados se encuentra el Atlanta International Pop Festival realizado de julio de ese año y en donde compartieron escenario con Grand Funk Railroad, Janis Joplin, Led Zeppelin, Canned Heat, etcétera; Algunos meses más tarde también participaron en el mítico festival de Woodstock, aunque para ellos no fue el momento más  brillante de su carrera según las palabras de John.

Después de su participación, los miembros de la banda expresaron su desagrado por varios factores que no los dejaron satisfechos, incluyendo el horario de la presentación y la poca respuesta del público que al parecer había quedado completamente drogado después de ver a The Grateful Dead.

Al final de Woodstock la banda regresó al estudio de grabación y en noviembre de 1969 estrenaron “Willy and the Poor Boys”, considerado por muchos fans como uno de los mejores álbumes de todos y en donde puedes encontrar grandes cásicos como “Down on the Corner”, “Fortunate Son, “The Midnight Special” y su propia versión de “Cotton Fields” del cantante Leadbelly, canción que les valió un número uno en México.

Así siguió creciendo la leyenda de Creedence, en julio del 70 apareció el clásico Cosmo’s Factory, álbum que incluye “Lookin’ Out My Back Door”, “Travelin’ Band” y “Who’ll Stop the Rain”. Más tarde, en diciembre de ese mismo año llega Pendulum, disco en donde encontramos diversos éxitos, pero ninguno tan grande y exitoso como “Have You Ever Seen the Rain?” canción conocida por todo el mundo, incluso por personas totalmente ajenas al mundo del rock.

Sin embargo y a pesar del éxito de CCR, es en este punto cuando la banda comienza a romperse. Desde la grabación de Cosmo’s Factory el cuarteto venía arrastrando varias tensiones que tenían que ver con el incesante tour, la agenda apretada de grabación y el total control de John Fogerty tanto en lo creativo como en lo económico.

John no dejaba que sus compañeros intervinieran en ninguna decisión relacionada a la banda, lo que generó diversas protestas por parte de Stu y Doug que querían involucrarse más en la toma de decisiones y querían adoptar una manera más colaborativa a la hora de componer. Por su parte Tom Fogerty no pudo soportar más la centralización establecida por su hermano y decidió  abandonar la banda al terminar de grabar Cosmo’s Factory.

Así CCR pasaría a ser un trío que no duró mucho tiempo, durante 1971 continuaron los conflictos internos, así que la banda que adoptó una nueva forma de trabajar, esta vez cada miembro escribiría e interpretaría su propio material, lo que siguió dando buenos resultados comerciales con el single “Sweet Hitch-Hiker”, aunque la relación entre los miembros seguía siendo tensa.

Creedence Clearwater Revival

Siguiendo misma línea de trabajo, el 11 de abril de 1972 aparece Mardi Gras, el séptimo y último álbum de la banda, calificado como el peor de toda su discografía y en el que aún puedes encontrar un par de pistas buenas como “Hello Mary Lou” y “Someday Never Comes”.

En este punto, no sólo existían problemas entre los miembros de la banda, sino también con Fantasy Records que tenía a Creedence bajo un contrato muy precario para su estatus de estrellas, Stu Cook incluso llegó a comentar que fue gracias al pobre juicio de Fogerty que Creedence tuviera el peor contrato discográfico para una banda de rock exitosa en los Estados Unidos.

Al final, la banda salió de tour una vez más, sin embargo, 6 meses después del lanzamiento de Mardi Gras, el 16 de octubre de 1972, Fantasy Records y la banda confirmaban que Creedence Clearwater Revival había dejado de existir.

El grupo nunca se ha reunido de nuevo oficialmente, aunque sí han habido algunas colaboraciones entre ellos, además claro de Creedence Clearwater Revisited, agrupación formada en 1995 por Stu Cook y Doug Clifford. Por su parte Jonh continua haciendo música como solista y a decir verdad lanzó algunos álbumes interesantes, entre los que podemos destacar se encuentran Centerfield, Blue Moon Swamp y  Wrote a Song for Everyone.

En cuanto a Tom Fogerty, él siguió activo desde 1976 con su banda llamada Ruby, con quienes lanzó tres álbumes, el primero homónimo, el Rock & Roll Madness y Precious Gems. Algunos años más tarde apareció también el álbum Sidekicks, grabado en 1988 y lanzado de manera póstuma en 1992, ya que Tom falleció el 6 de septiembre de 1990.


About the Author

Daniel Pimentel

Historiador del rock y la vida. Además de ser director y editor de este proyecto, soy colaborador de distintas publicaciones impresas y electrónicas.



Back to Top ↑