Cine

Published on julio 26th, 2016 | by Esencia de Antes

En el laberinto de The Shining

 

Durante años se ha debatido acerca de lo difícil que es llevar la historia de un libro a la gran pantalla; y de que tan fiel puede ser dicha adaptación frente a la obra original. La cuestión sería: ¿Qué tipo de libro se quiere adaptar al cine? En ese sentido, un libro de las características de The Shining, del entonces novel escritor Stephen King, se antojaba imposible. Pero, fue otro genio, Stanley Kubrick, quién llevó a cabo dicha tarea de forma magistral. Pasan los años, y no deja de sorprender la visión que Kubrick logró plasmar en celuloide, apoyado en la historia del libro.

¿El secreto? Lejos de pretender reproducir palabra por palabra la novela, Kubrick se acercó al espíritu, a la esencia del trabajo del Stephen King: a esa combinación de situaciones cotidianas, mundanas -como puede ser un trabajo monótono en un hotel que ya vio sus mejores tiempos- con situaciones sobrenaturales.Como vemos en el film, lo ajeno, lo extraño, lo macabro, puede estar a la vuelta de la esquina, en un algún pasillo solitario; o en alguna habitación cerrada. No son solo rumores, sabemos que algo muy malo pasó ahí, sabemos que, en cualquier momento, se descubrirá el horror.

shining-twins Es esta tensión claustrofóbica (que muchos cineastas han querido imitar, con resultados pobres, la mayoría de las veces), la que nos lleva de la mano a lo largo de la película. Sencillamente no podemos dejar de ver como se suceden los acontecimientos, como quedamos encerrados nosotros también en ese misterioso Hotel Overlook.

Las técnicas de filmación utilizadas resultan impecables, eso ayuda a crear el ambiente; pero es la psicología de los personajes lo que termina por atraparnos. No es que se nos presente a detalle lo que piensa cada personaje, solo vislumbramos flashazos de su esencia. El shining -el resplandor- de la novela, esa fuerza sobrenatural que ayudará al protagonista infantil a sortear el peligro, se nos sugiere apenas; pero la sentimos, la sentimos cabalgando lenta y poderosamente hacía nosotros. Los aliados en este viaje son pocos; y, como veremos, siempre llegan tarde. Los protagonistas, esa familia que parecía tan ordinaria, se transformaran en los verdaderos monstruos del film.

Como es de suponerse, el rodaje resultó tortuoso; otra pesadilla, además de la narrada, vivieron los actores y el equipo de filmación, tanto por el clima incómodo -en realidad hacía mucho calor en el estudio, la nieve era de utilería, y los actores se sofocaban con esas ropas de invierno-, como por las maniáticas órdenes de Kubrick.

El excéntrico y perfeccionista director hacia repetir a los actores demasiadas veces la misma escena-una de las escenas más repetidas en la historia del cine, es la de Jack Torrance diciendo “¡Aquí esta Johnny!”, la cual Nicholson tuvo que decir ciento cincuenta y siete veces-. La intención de Kubrick era captar el cansancio, el fastidio y la desesperación en el rostro de los actores. Otro de los “detallitos” que el director utilizaba para incentivar las capacidades interpretativas de Shelley Duvall -la esposa de Jack-, era insultarla y maltratarla psicológicamente, para obtener de ella, ese comportamiento temeroso e inseguro que vemos a lo largo de la película.

El laberinto cambia de forma, se ve cada vez más intrincado y demencial. No es un error; realmente representa la degeneración de una mente, la mente trastornada de Jack Torrance. Jack sabe que no hay escape posible de esa trampa; pero no contaba con la fuerza del Shining. Estamos hablando de cine de alto nivel; y la película, al pasar de los años, demuestra la genialidad de Kubrick.

The Shining Here's Johnny

 

Texto: Isael Serra
Portada: Reddit

Tags: , , ,


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑