Published on noviembre 4th, 2016 | by Esencia de Antes

Bowie: El hombre que vendió el mundo

Imaginen que están en el año de 1970, y que al entrar a una tienda de discos, al lado de obras como Let It Be, Led Zeppelin III o Morrison Hotel, encuentran un disco en cuya portada esta un ex cantante folk usando un vestido de mujer. ¿Quién era este extraño ser como venido de Marte? -Aunque hay cuatro versiones diferentes de la portada, esta es la más significativa; pues inauguraba la etapa andrógina del cantante-.

Se trataba del tercer disco en estudio del inglés David Robert Jones, cuyo nombre artístico era David Bowie, y quien ya había alcanzado cierta notoriedad con su sencillo Space Oddity. Con The Man Who Sold the World por fin tendría éxito a nivel mundial, y presentaría formalmente a la banda que sería conocida como los Spiders from Mars, su apoyó musical en la otra obra fundamental de nuestro héroe, The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars.

david-bowie-the-man-who-sold-the-world

Imagen vía http://www.micanciondehoy.com/

Los tiempos cambiaban y lo hacían de manera rápida, ara un artista con aspiraciones ya no bastaba con solo música espectacular; se requería de una imagen acorde y rompedora. Bowie lo sabía y lo confirmaría durante el resto de su carrera. Su banda rockeaba, y el hombre que cayó del cielo parecía estar hecho para rockear las 24 horas del día. Las letras del disco nos hablaban de alienación, de perderse entre las calles sin saber dónde se va a parar al terminar la noche. Las letras eran una mezcla entre Dylan y Syd Barret; pero con cierta coherencia; parecía un disco conceptual -en su narrativa-.

La afilada guitarra de Mick Ronson le daban a las canciones un aire callejero: el inmenso espacio y las estrellas se podían ver desde un sucio callejón londinense. Hay canciones con cierto aire épico, como “Width Of A Circle”, pero cuyos riffs de Ronson nos devolvían a la tierra. Bowie y Ronson, dos “outsiders”, dos seres alienados, unidos por la música. La batería y el bajo no se quedan atrás, se escuchan contundentes, firmes, cabalgando eficientemente. Un órgano Moog se deja escuchar aquí y allá, saliendo de la nada, intentando sonar casual.

David Bowie and Spiders from Mars

Imagen vía www.vogue.com

A lo largo del disco Bowie se transforma de un simple narrador a un mesías. Uno que nos advierte que todo se pondrá peor, que todo será más salvaje, y que más vale disfrutar la fiesta. Entre riffs cortantes y órganos Moog, se escuchan maracas y palmadas. Este hombre está dispuesto a vender el mundo, que ya nada vale en realidad.

Hay un tema que prevalece en la obra: el no encajar en las exigencias de mundo mainstream. Y ante la desilusión se hace valido vivir indefinidamente en tu propia “B-movie” de ciencia ficción. Lo interesante de este disco es que se nota que no fue planificado como un producto comercial; no tiene “sencillos” vendibles para la época -la canción que le da título al disco no fue un éxito hasta que, la hoy olvidada cantante Lulu le hizo un cover-. Este aire de experimentación le da a la obra más mérito aún. Hablando de versiones, es imposible no señalar el cover de dicha pieza que Kurt Cobain haría para el mítico Unpplugged de Nirvana, dando a conocer la canción a una nueva generación.

David Bowie The Man Who Fell to Earth

Imagen de la película The Man Who Fell to Earth (1976) vía http://www.cinepremiere.com.mx/

Al final del disco el “Super-hombre” -“The Supermen”- se hace presente. Este sustituirá a la débil y obsoleta humanidad. De tanto moverte y bailar terminas al filo de la realidad, mirando el abismo, los dioses te dejaron solo-otra vez-. Y está bien si te dejas caer.

Producido por Tony Visconti -el mismo tocó el bajo y el piano-, supo adecuar sus ideas con las composiciones de Bowie y darnos un álbum que es esquizofrenia de la buena. Usando eco y otras técnicas, la voz de Bowie se escucha mecánica y a ratos desesperanzada, ideal para enviar su mensaje “del futuro”. Un mensaje nada esperanzador pero si irónico. Hoy, que todos extrañamos la presencia física de David Bowie. Es bueno recordarlo con el disco que le otorgó la dirección adecuada. Con los músicos con los que hizo gran química.

Tal vez Bowie solo regresó a su planeta.

Texto: Isael Serra
Portada: www.micanciondehoy.com

Publicidad: Si te interesa adquirir la obra de David Bowie y eres parte de amazon.com.mx, puedes ayudarnos a mantener este proyecto comprando a través de este Enlace


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑