Reseñas

Published on diciembre 21st, 2018 | by Daniel Pimentel

100 Canciones, buscando la escena que necesitamos

El pasado 15 de diciembre de 2018 tuve la oportunidad de asistir al concierto de clausura de 100 Canciones de Guadalajara, una iniciativa de la que he platicado en esta revista, pero que de cualquier manera quiero repasar para poner en contexto a cualquier lector que aterrice en esta página sin conocimiento previo.

Las 100 Canciones de Guadalajara es un proyecto que busca recopilar las cien mejores canciones que se hicieron en la ciudad durante un año en específico, en esta ocasión culminamos con el 2018. La lista recoge todos los géneros pero con la condición de que la banda en cuestión sea de zona metropolitana y su rola haya salido en el año específico.

Pero bueno ¿Qué pasó el sábado? Bien, debo decir que tuve una participación “doble”, por así decirlo, y es que más allá de sólo estar presente como reportero, también formé parte del staff que estuvo apoyando el evento, por lo que la experiencia se volvió más enriquecedora. Pero dejando al margen ese lado del todopoderoso acceso V.I.P, quiero platicar un poco de lo que aconteció la noche del pasado sábado.

Si leíste mi nota anterior, entonces sabes que en el evento se presentó un cartel bastante ecléctico, es decir, las bandas que tocaron no tenían mucho en común en cuanto a sonido se refiere. Además de esto, tuvimos otras actividades, como un after party con todo y DJ Set y una exhibición fotográfica en la que se retrataba la escena local.

Pero volviendo a las bandas y para dejar un poco más claro lo que estoy mencionando, creo que bastará con escuchar a los tres últimos grupos de la noche. Por supuesto con esto no quiero quitar mérito a las demás agrupaciones que nos acompañaron esa noche, sólo es para contextualizar.

Juglares y Locos que me cantaron directo al corazón.

Parazit que me dejó perplejo con la ejecución tan brutal de su música.

Descartes a Kant que sigue sin gustarme del todo, pero después de ver su show entiendo su popularidad.

En fin, ahora que ya tenemos un poco más despejado el panorama, vayamos al tema ¿Qué pasó en el concierto de clausura de 100 Canciones? Comenzaré por decir que mi noche comenzó desde las 5 de la tarde, ya que a esa hora me citaron para comenzar con mis labores, aunque la primera banda salió a las 7.

La noche transcurrió muy bien, aunque desde el  inicio con Ciudad Fantasma, el sonido presentó algunas fallas que no se pudieron resolver en su totalidad, aunque con algunas bandas era mucho más evidente que con otras, como por ejemplo Navit permanecieron algunos problemas, pero no tanto como con Dinamo que fueron quienes experimentaron quizá el peor sonido de la noche.

Por fortuna para todos se solucionó el problema –más o menos- para la siguiente banda que fue Colores Santos, que para mí en lo personal terminó con la primera mitad del show, ya que después vendrían los tres ya mencionados.

Fuera de las fallas técnicas suscitadas durante el evento, la verdad es que lo disfruté bastante. Así como le dije a una amiga, la verdad es que no soy un gran fan en particular de alguna de estas bandas, pero reconozco el talento de cada una de ellas, ya que todas tienen una línea muy bien definida y además, todos trabajaron como profesionales, lo que es clave para avanzar como músico.

Para mí, el único punto negativo fuera de lo ya mencionado, fue la baja asistencia para un proyecto que prometía para más, en realidad mucho más, considerando a las bandas que se presentaron y el costo accesible del boleto. Aunque si pones algunas piezas juntas quizá se puede comprender la baja asistencia de la noche.

Por ejemplo, fue el 15 de diciembre, fecha en que, aunque sea quincena, las personas ya están pensando en drogas los regalos de navidad y chucherías varias relacionadas a la época. Además, cayó en un día donde se hicieron la mayoría de las posadas y por último, este fue un año muy intenso de conciertos, en especial octubre, quizá en diciembre la gente simplemente ya no necesitaba uno más. Por supuesto esta es sólo mi apreciación y no estoy diciendo que lo anterior sea necesariamente verdad, sólo que es posible.

Esperemos que el próximo año 100 Canciones sea aún mejor que esta primera edición y que continúe acercando a las bandas, medios y empresas que nos dedicamos a la música, sólo con el apoyo de todos, quizá, algún día volvamos a tener algo a qué llamar “escena”, porque potencial hay mucho, pero nos falta mucho barrio para alcanzar el objetivo.

Portada: Karla PM


About the Author

Daniel Pimentel

Historiador del rock y la vida. Además de ser director y editor de este proyecto, soy colaborador de distintas publicaciones impresas y electrónicas.



Back to Top ↑