Historia

Published on junio 10th, 2016 | by Esencia de Antes

In memoriam Salvador Díaz Mirón

Salvador Díaz Mirón

Salvador Díaz Mirón. Imagen cortesía de aguapasada.wordpress.com

En una claridad firme de ideas, Don Salvador Díaz Mirón acuñó la frase: “Nadie tendrá derecho a lo superfluo, mientras alguien carezca de lo estricto”. Frase que fue grabada en 1942 en el pedestal que sostenía el busto del lírico,  erigido a su memoria en el Puerto de Veracruz.

De naturaleza tempestuosa y arrebatada, lo inmortalizaron las letras; Don Salvador Díaz Mirón, nacido en el puerto de Veracruz el 14 de diciembre de 1853, fue un poeta, docente y diputado en la época de Don Porfirio Díaz.  Llegó además  a ser miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y director del diario “El Imparcial”, primer periódico moderno de México.

Parte de su personalidad, influenciada por la educación decimonónica, es proyectada en sus escritos, los cuales trascienden para dejar evidencia de la firmeza o resolución de un espíritu con postura inquebrantable en cuanto a lo que concierne a su propia proyección, a pesar de la crítica.

Derivado de una relativa tranquilidad que vivió después de haber estado en prisión por continuas contiendas en las que participaba por su temperamento irascible, nació en 1901 “Lascas”, su famoso y reconocido libro que le valió la admiración de sus seguidores y además de sus más enconados enemigos.

Los críticos expertos en la materia lírica consideran que su obra fue creada en tres periodos diferentes; En primer lugar está el Romanticismo, en el cual escribió célebres poemas como “Umbra”, “El Arroyo” y “Cleopatra”. En la segunda etapa a la cual llaman Modernista, aparece un sentimiento con apego a la naturaleza humana, es en ésta etapa en donde nace “Lascas”. En  la tercera etapa o “Postmodernista”, el poeta se propone perfeccionar su obra exigiéndose cada vez más, aplicándose con riguroso empeño. Los versos del poema titulado “Los peregrinos”, es un ejemplo de la dificultad que se proponía vencer al conseguir una métrica y sonoridad extraordinaria. El poeta muere el 12 de junio del año 1928 en Veracruz.

En una claridad firme de ideas, Don Salvador Díaz Mirón acuñó la frase: “Nadie tendrá derecho a lo superfluo, mientras alguien carezca de lo estricto”. Frase que fue grabada en 1942 en el pedestal que sostenía el busto del lírico,  erigido a su memoria en el Puerto de Veracruz. Sin embargo, este monumento duró solo unos 13 años. En 1955 se realizó la inauguración oficial de una glorieta  y monumento de cuerpo entero en su honor, monumento que,  el 14 de diciembre del año 2009 ya con más de medio siglo de antigüedad, decidieran las autoridades en turno iniciar con su demolición para ser removido -sin gozar de la aprobación de muchos- al camellón de la avenida que lleva su nombre. En el año 2013 lo mueven nuevamente de una manera poco honrosa,  según opinión de los veracruzanos, a unos 30 metros de distancia del anterior lugar en el que la habían colocado, acción que se puede interpretar como falta de respeto a la memoria del poeta.

Comparto con ustedes fragmentos de su famoso poema titulado “A Gloria”. Poema que enaltece el valor,  la porfía del hombre,  y al mismo tiempo emana de su ser la calidez, ternura, suavidad y resignación ante la situación que se vive.

A GLORIA

(Fragmento)

No intentes convencerme de torpeza

con los delirios de tu mente loca:

Mi razón es a la par luz y firmeza.

¡Firmeza y luz como el cristal de roca!

Semejante al nocturno peregrino

mi esperanza inmortal no mira el suelo;

no viendo más que sombra en el camino,

sólo contempla el esplendor del cielo.

Los claros timbres de que estoy ufano

han de salir de la calumnia ilesos.

Hay plumajes que cruzan el pantano

y no se manchan… ¡Mi plumaje es de esos!

¡Depón el ceño y que tu voz me arrulle!

¡Consuela el corazón del que te ama!

Dios dijo al agua del torrente ¡bulle!

y al lirio de la margen: ¡embalsama!

¡Confórmate mujer! Hemos venido

a éste valle de lágrimas que abate,

tú, como la paloma, para el nido,

¡y yo, como el león, para el combate!

FUENTE: Michaus Domínguez, El Galano arte de leer, Trillas, México, 1955, pág. 132.

Texto: Norma Michel Sahagún
Portada: http://clasicos.librosmexico.mx/


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑