Columnas

Published on agosto 3rd, 2016 | by Esencia de Antes

Brains… El mito de los Zombies

Escribo este texto desde Bastión de Tormentas, custodiada por Ser Gregor Clegane.
Amazon-Zombies-1200x801

Imagen cortesía de http://www.ejercitozombiee.com/

¿Realmente existen los Zombies? Podría aventarme un discurso kilométrico al respecto basado en las creencias de las personas y lo que ven en la tv. Más allá de The Walking Dead o Resident Evil (lo sé, es un “cliché” mencionar a esta serie y el juego de vídeo) y que en el inconsciente o consiente  se tenga muy arraigada la idea de que un zombie es producto de una guerra biológica o radiación nuclear que nos llevara al Apocalipsis -juro que hay gente que lo cree-, existe otra realidad sobre los muertos vivientes.

Para otro tanto de la población, escuchar la palabra zombie, se le relaciona automáticamente con el vudú, Haití y mujeres negras degollando gallinas gritando incoherencias. En la religión Vudú,  los zombies  son personas que se dieron por muertas –por la causa que sea- y que fueron enterradas delante de sus familias, que vuelven de nuevo a caminar en el mundo de los vivos, gracias a los Bokor -hechiceros-, pero están sometidos a la voluntad de la persona que les devuelve la vida.

Lo curioso del asunto es que, Haití es el único país que cuenta con un castigo contra la zombificación (aunque usted, querido lector se ría a carcajadas del asunto, es real), dentro del  código penal Haitiano, en el artículo 246 – que está en vigor desde 1835- donde podemos leer que la creación de zombies como un  intento de asesinato a la inducción en una persona, por envenenamiento o empleo de ciertas sustancias, de un estado letárgico similar a la muerte. Y si esta persona es enterrada, aunque después sea exhumada con vida, tal intento pasa a ser considerado asesinato. También Haití es el único lugar donde los túmulos tienen una jaula con todo y candado para que no se  escapen los muertos.

Un zombie en Haití

Imagen cortesía de http://www.revista-argonautas.com/

El origen del Vudú

Los historiadores no se han puesto de acuerdo en cual es realmente el origen del vudú, se dice que fue en África Occidental (donde actualmente sigue siendo practicado por miembros de las etnias Ewe, Kabye, Mina y Fon de Togo y Benín) eso sí, concuerdan en que estas prácticas arribaron a este lado del charco por esclavos africanos al Caribe y otros lugares durante las épocas de colonización, hasta nuestros días esta religión, la podemos encontrar solo en Haití y muy clandestinamente se sigue practicando en la ciudad de Nueva Orleans. Favor de NO confundir con la Santería Cubana, que esto en sí, es la mezcla del Vudú con la religión católica.

En 1929, se publica la novela La isla mágica de William Seabrook, considerada la primera novela con la temática zombie, donde el autor detalla sus experiencias personales con el vudú haitiano – digamos que- más ortodoxo, en el libro afirma haber visto y hasta caminado con zombies.

Vudú Zombies

Imagen cortesía de http://brujonativodecatemaco.com/

Pero desde mi particular punto de vista,  el trabajo más importante sobre este tema es el libro publicado en 1985 llamado La Serpiente y el Arcoíris realizado antropólogo Wade Davis, donde se exponen y se explican los diferentes casos de zombies reales y el método de Zombificación vía un polvo zombie, (Wes Craven se basó en este trabajo para su película de 1988 y si alguien tiene el libro, por favor páseme una copia).

Dentro del texto, podemos encontrar –como ya lo dije anteriormente- la amplia explicación del uso de extractos de plantas, huesos humanos, tarántulas, sapos venenosos, otros ingredientes del polvo, cuyo principal elemento radica en tetradotoxina sustancia contenida en el pez-globo (sí el mismo que es un manjar en Japón y se necesita tener una maestría culinaria para prepararlo) . Otra historia dentro de este texto es la de Clairvius Narcisse, el único zombie real, el cual se tiene documentado. Davis continúo la profundización del tema en otro libro llamado  Passage of Darkness, publicado en 1988 donde se centra en los aspectos farmacológicos y antropológicos de los muertos vivientes.

Creando Zombies

El Bokor tiene varias opciones, desde que lo envenena con polvo zombie, obviamente primero se tiene que asesinar a la persona que se le hará el trabajo de zombificación, ¿A que me refiero con asesinar? Se le induce -con el mencionado polvo– a una especie de estado catatónico para después  exhumar el cadáver fresco (ya que, con el calor y la humedad aceleran el proceso de descomposición), una vez desenterrado, les da a comer Datura stramonium, (o toloache como vulgarmente se le conoce) psicoactivo en la dosis correcta, y un veneno letal en la incorrecta.

Esta sustancia digamos que, rompe cualquier lazo que pudiera conservar con la realidad después de haber sufrido el trauma de ser enterrado vivo, borrando todos sus recuerdos, estando en un permanente estado de trance, el zombie no sabe qué día es, donde está, ni como se llama, y estaba bajo las ordenes de su amo, el cual lo utilizará como esclavo, permaneciendo en un delirio semiconsciente, el cual durará hasta que ya no se le suministre la Datura Stramonium y sea asesinado definitivamente cuando ya sea viejo.

bokor-haiti-vodoo zombies

Imagen cortesía de dunheim.blogspot.com

Más allá de la idea de que llegaremos algún día a un apocalipsis zombie donde todos terminaremos siendo infectados, la creencia de que las personas puede ser sometidas a la voluntad de otra persona mediante rituales oscuros y ancestrales, los zombies como tal no existen, es un truco muy bien pensado por personas que se agarran de las creencias y temores de las personas, el Vudú es algo con lo que no se puede jugar, a menos de que te atengas a las consecuencias. Por favor, quien tenga mi muñeca vudú, déjela descansar un rato y sáquele el relleno de sobra, no sean gachos :/

Muñeca vudú zombies

Imagen cortesía de http://www.livescience.com/

Texto: Miss Fermento
Portada: https://goddessofhellfire.com/


About the Author

Avatar

¡Lo nuestro es el rock!



Back to Top ↑